Posts Tagged ‘Gazteluzarra’

Iturribeltza

Después de un par de números sin esta sección, vuelve la toponimia a Bidankozarte. En esta ocasión el término elegido es Iturribeltza, también pronunciado en ocasiones como Turrubeltxa.
Con este topónimo se denomina a un término situado al Sur del casco urbano de Vidángoz en el entorno de la fuente (iturri) que le da nombre, a menos de un kilómetro del pueblo siguiendo la carretera en dirección a Burgui. Es un paraje bien conocido por los paseantes que lo frecuentan.
La mayoría recordará también que en este entorno, hasta hace algunos años, había un aska o abrevadero a lado de la carretera, para que pudiera beber el ganado, y que fue eliminado en alguna de las últimas reformas de la carretera a Burgui. No obstante, en el lugar donde se encontraba todavía se puede ver cómo corre el agua que antaño abastecía el bebedero, aunque actualmente lo haga por el suelo, sin canalizar.

Iturribeltza, la fuente negra. [Fuente: Ángel Mari Pérez Artuch]

Iturribeltza tiene un significado claro, iturri ‘fuente’ + beltza ‘negra’, esto es, ‘la fuente negra’, seguramente haciendo referencia al ennegrecimiento de la roca por la que resbala el agua de la fuente y que dificilmente se seca y termina tomando ese característico tono oscuro que ha terminado por darle nombre.
Con respecto a este topónimo en concreto, señalan los estudios (Erronkari eta Ansoko toponimiaz, López-Mugartza, J.K., 2008) que éste es un caso curioso ya que, al contrario de lo que ocurre en el resto de pueblos del Valle de Roncal, donde la forma habitual para designar a las fuentes es uturri, en Vidángoz lo habitual es iturri, más similar a la que se encuentra habitualmente en Salazar, de manera análoga a lo que ocurre con otras raíces lingüísticas como el gaztelu de Gazteluzarra, que en el resto de pueblos roncaleses se torna en gaztulu y el topónimo es Gaztuluzarra.
Dejando las particularidades lingüísticas del habla de Vidángoz dentro del Valle de Roncal, cabe reseñar que éste topónimo, Iturribeltza, es el único topónimo euskériko referente a fuentes que ha pervivido hasta nuestros días, lo que no deja de ser curioso, ya que en el término municipal de Vidángoz hay más de 50 fuentes según los conocedores del terreno, cada una con su nombre correspondiente, denominación que en  su día sería iturri-loquesea o loquesea-iturri en muchas ocasiones.
Así, en documentos antiguos de Vidángoz podemos encontrar términos denominados Alkateiturria (1668), Iturrizarra (que es como denominaban los de Igal a nuestro Estozi) o Iturrotxordokia (que en opinión de Crisanto Pasquel [Paskel] haría referencia a la Mosquera de San Juan).
Por último, mencionar que a principios de los años 90, hubo un equipo de fútbol-sala en Vidángoz que llevo el nombre Iturribeltza.

Vidángoz en el libro “Cuando éramos navarros”

Relacionado con el libro que se citaba al hablar del topónimo Gazteluzarra, en 2012 Iñaki Sagredo publicó “Cuando éramos navarros” (Pamiela, 2012), otro libro de su serie sobre los castillos, en el que hace un repaso por la historia de Navarra como reino centrándose en la defensa de sus fronteras y en las sucesivas pérdidas de territorio.

Portada de "Cuando éramos navarros"

Portada de "Cuando éramos navarros"

El caso es que, en el primer capítulo, donde se describe el camino seguido por los vascones hasta formar un reino (primero de Pamplona y posteriormente de Navarra), hace algunas menciones a nuestro pueblo: Primero menciona tanto Gazteluzarra como El Castillo como ejemplos de defensa vascona en el Pirineo, resaltando particularmente el área que se podía vigilar desde el primero.

Posteriormente indica como posible origen de Vidángoz, la caída del imperio romano, donde los habitantes de las villas romanas, ante lo inseguridad creada por las invasiones bárbaras, habrían optado por refugiarse en el Pirineo, en altiplanos o valles encajonados y apartados de las principales vías de comunicación.

Por último, otra cita referente a una crónica de una campaña militar árabe de Abd Al Rahman III en el año 924, que viene a decir que, tras Pasar por Carcastillo hacia Gallipienzo, cogieron el camino hacia una aldea del Pirineo que denomina Baskhunsa, de donde era el cristiano originario. Por aquel entonces Vidángoz ya existía, y, por analogía fonética, opina el autor que la aldea Baskhunsa podría hacer referencia bien a Bidankoze (Vidángoz), bien a Nabaskoze (Navascués) o bien a una aldea que no habría llegado a nuestros días.

Un libro interesante y cuya lectura recomiendo.

Gazteluzarra

El topónimo que nos ocupa esta vez es Gazteluzarra. Se denomina así, o también Peñas de Gazteluzarra, al término situado al Sur de Elizarena, y puede ser observado fácilmente desde la carretera Igal-Vidángoz a la par del Castillo y de ahí hacia Burgui. Desde prácticamente cualquier punto que se divise, Gazteluzarra se presenta como una atalaya rocosa, que es precisamente lo que le habría conferido esa característica que originaría su nombre.

La etimología del topónimo es inequívoca en este caso: “gaztelu” (castillo) + “zarra” (viejo) = “el castillo viejo”.

Y el hecho de llamarse Gazteluzarra, el castillo viejo, en el caso de Vidángoz se puede relacionar con otro topónimo que tenemos en el mismo pueblo (y que trataremos en otra ocasión) y que no es otro que El Castillo, que, por contraposición, podríamos considerar “el castillo nuevo”.

Las "peñas" de Gazteluzarra vistas desde San Juan

Las "peñas" de Gazteluzarra vistas desde San Juan

En los valles de Roncal y Salazar se pueden encontrar diversos “Gazteluzarra” o “Gaztuluzarra”, todos ellos situados en cimas y conectados visualmente entre sí, lo que, como explica más detalladamente Iñaki Sagredo en su libro “Vascones: Poblamiento defensivo en el Pirineo” (Pamiela, 2011), implica la existencia de una organización defensiva común entre los pueblos de la zona. Por ejemplo, desde el Gazteluzarra de Vidángoz, además de controlar visualmente todo el valle del Biniés, hay contacto visual con los Gazteluzarra de Igal y Burgui, lo cual, ante una situación de peligro, permitiría dar aviso rápidamente a los Gazteluzarra cercanos, seguramente usando fuego.

Además, es probable que en algún momento convivieran “en activo” el castillo de Gazteluzarra y El Castillo del pueblo, puesto que, dependiendo de la ubicación exacta de este último, podrían haber tenido incluso contacto visual entre ellos.

En cualquier caso, por el momento todo son conjeturas ya que, por un lado, no hay documentación que mencione ni uno ni otro (lo cual no quiere decir que no existieran, sino que serían de época anterior a la de la documentación que se conserva), y por otro, hasta la fecha, no han aparecido vestigios reseñables de que en alguno de los dos emplazamientos hubiera una edificación de tipo defensivo. De hecho, a finales de 2012 un equipo comandado por el citado Iñaki Sagredo realizó una primera cata arqueológica en Gazteluzarra que no fue fructífera.

Para terminar y como muestras de lo que la memoria colectiva dice respecto a Gazteluzarra, Crisanto Pasquel Ornat (Paskel) comentaba que “en ese castillo se hicieron fuertes los nativos de aquí, cuando la invasión de los moros”, y mencionaba una leyenda que decía que “la tradicional riqueza de casa Santxena se debía a un becerro de oro que habían encontrado en Gazteluzarra”. En un aspecto similar, Evaristo Urzainqui Hualde (Lengorna), aseguraba que, siendo su madre pequeña, había encontrado en una pequeña cueva de Gazteluzarra un almirez (mortero) de piedra, que habría quedado en casa Navarro al casarse ella a casa Lengorna.

Powered by WordPress | Buy best wordpress themes and Save. | Thanks to Free WordPress Themes, Top WordPress Themes and Free WordPress Themes