‘In itinere’

Tal y como se relata a la derecha de estas líneas, el que llevaba de Vidángoz a Mauleón distaba de ser un camino de rosas. Principalmente por lo escarpado del terreno, pero también porque en aquella época no había forma de prever el tiempo que iba a hacer al día siguiente o incluso en unas horas.

‘Golondrinas’ en marcha, en la recreación realizada en Isaba en 2019 [Imagen: Diario de Noticias].

Es por eso que, de la misma manera que en el relato del viaje de regreso de 1929, las mozas roncalesas en numerosas ocasiones habrían sufrido en sus carnes las inclemencias del tiempo, y, en alguna de ellas, habría tenido consecuencias fatales para alguna de las jóvenes.

Así, en la casa nativa de mi madre, en casa Ornat, tengo referencia de un episodio trágico relacionado con estos viajes de alpargateras: una hermana de mi bisabuela Martina, llamada Leoncia Ornat Jimeno [Ornat], falleció con 23 años como consecuencia de una pulmonía que contrajo debido a un fuerte temporal que le debió de tocar sufrir a la vuelta de Mauleón, donde había estado trabajando el invierno de 1930-1931. Otra de sus hermanas, Anastasia, debía de recordar cómo Leoncia llegó ya al pueblo en muy mal estado, aunque aún vivió hasta medidados de julio.

El trayecto entre Vidángoz y Mauleón era toda una aventura y, por ello, no será raro que todavía encontremos noticias de más casos de accidentes in itinere como el relatado, o como algún otro que recuerdo vagamente pero que no sé asociar a una persona concreta.

You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply

Powered by WordPress | Buy best wordpress themes and Save. | Thanks to Free WordPress Themes, Top WordPress Themes and Free WordPress Themes