Aquellos baños en la balsa

La chavalería de las colonias bañándose en la balsa a finales de la década de 1970.

La chavalería de las colonias bañándose en la balsa a finales de la década de 1970.

Con los calores del verano, está claro que lo mejor es ponerse a remojo. Hoy en día seguimos teniendo Ziberria pero, ¿quién no se acuerda de la balsa? ¡Qué recuerdos y cuántos buenos ratos habremos pasado allí!

Pues bien, en este tema como en cualquier otro, nunca llueve a gusto de todos y a alguien le tenía que parecer mal lo de bañarse en la balsa. Y es que cuando la última Guerra Civil acababa de cumplir dos años, el 20 de julio de 1938, el entonces párroco de Vidángoz, Don Marcelino Murillo, envió un escrito al alcalde sobre la inmoralidad de los baños en la balsa que decía lo que sigue:  ‘Es público y notorio en esta villa el hecho de los baños que tienen lugar en la llamada “balsa del molino”, faltándose en ellos a las más elementales reglas de decencia pública‘.

Don Marcelino Murillo, el párroco protagonista de esta historia.

El escrito completo se puede consultar en este enlace.

Se dice que este cura era reaccionario, pero me consta que a alguno de los que le siguieron tampoco le gustaban los baños en la balsa por los mismos motivos.

En fin, menos mal que los tiempos cambian.

Como curiosidad, la foto que pongo de la balsa no es con gente del pueblo porque no he encontrado ninguna, se ve que porque para nosotros no era nada extraordinario. Menos mal que las colonias sí que echaron fotos allí e inmortalizaron aquellos chapuzones en la balsa

You can leave a response, or trackback from your own site.

2 Responses to “Aquellos baños en la balsa”

  1. Itzaltzuar dice:

    Curiosamente, parece que este cura pasó a la parroquia de Ochagavía en 1939, y desde el púlpito amenazó a la feligresía con el infierno durante varios años. Algún condenado le compuso la siguiente copla:

    Han cambiado los tiempos, Don Marcelinó,
    Han cambiado los tiempos, Don Marcelinó,
    Las chicas en la tasca, bebiendo vinó,
    ay, ay, ay, bebiendo vinó.

    Esker mila zure lanarengatik eta segi kola!

    • bidankoztar dice:

      Efectivamente, Marcelino pasó a Ochagavía, tenía noticias de ello y de la impresión que dejó. La copla, sin embargo, no la conocía, no. ¡Buena!
      Eskarrik anitx ekarpenagatik eta segi zuk ere kontu hauek irakurtzen.
      Izan onki!

Leave a Reply

Powered by WordPress | Buy best wordpress themes and Save. | Thanks to Free WordPress Themes, Top WordPress Themes and Free WordPress Themes